fbpx

Sueños enlatados IX

Recorremos un sendero
de rosas con espinas
de corazones hirientes
de palabras sin voz.
Me bebo tus lágrimas,
te bebes las mías.
Tú en mi mano
yo en la tuya,
recorriendo un sendero
de noches sin sol.

***

 

Un sol justiciero anuncia tu llegada,
más temida que deseada.
Ofreces regalos envenenados,
montado en tu carro dorado.

La Tristeza y la Soledad,
imponiendo una dictadura,
de calor y amargura.

Tan solo queda esperar
el final,
el cambio de ciclo
de lunas, de locura.

***

 

Al llegar la noche
el demonio de las pesadillas resucita.
Me adentro por túneles sin salida
y caminos perdidos, donde
rostros olvidados acuden a mí
luchando por ocupar un lugar
en mis recuerdos.

Amanece
y pinto en mi rostro sonrisas apagadas.
Se ilumina el día
pero en mi interior,
reina la noche.

***

 

Vacío mi alma de recuerdos felices
que no volverán.

Muero para volver a nacer
con el alma pura de un bebé,
página en blanco dueña del destino,
digo adiós a los errores
fruto de la ingenuidad.

Solo unos pocos accederán
a la llave de mi diario.

***

 

Me ofreces tus manos
llenas de dardos,
temerosa las acepto,
sé lo que pretendes.

Impaciente, severo,
de un manotazo apartas
telarañas y lágrimas inútiles
para que me enfrente
sin máscaras ni adornos
a la verdad desnuda y cruel.

Se feliz,
grabas en mi mente
mi nuevo catecismo,
ley de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies