fbpx

Santo Domingo de Guzmán, Ciudad Primada de América

Aunque muchas ciudades llevan el nombre de Santo Domingo, hoy quiero referirme, específicamente, a Santo Domingo de Guzmán, capital de la República Dominicana.

Es una hermosa ciudad que mantiene en uso importantes edificios centenarios construidos a partir del siglo XVI, así como ruinas que se han restauradas y conservadas, en las que podemos observar aún su antiguo esplendor.

El marino genovés Cristóbal Colón llegó a esta isla en su primer viaje acompañado de prisioneros cedidos por los Reyes Católicos. Mientras buscaba una ruta más corta para llegar a China, terminó descubriendo las tierras de un “Nuevo Mundo”, habitadas por razas de indígenas ingenuos que vivían de la caza y la pesca en unos paraísos donde abundaba el oro y animales, vegetales y frutos no conocidos en Europa.

Llamó La Española a este territorio que los Taínos denominaban Quisqueya, y en la costa norte realizó el primer asentamiento, en 1493, utilizando los restos de una de sus embarcaciones hundida por la furia de un huracán. A ese primer caserío lo denominó La Isabela. Posteriormente, en la costa sur, junto al río Ozama, fue fundada, en agosto de 1498, un poblado con el nombre de La Nueva Isabela, en honor a la reina Isabel I, que más tarde pasó a llamarse «Santo Domingo de Guzmán», en honor al patrono de Doménico Colombo, el padre de Colón. ​ La ciudad llegó a ser conocida como la «puerta de entrada al Caribe».

Esta isla es parte de las Antillas Mayores, junto a Cuba, Puerto Rico y Jamaica. Después de tres siglos de dominación española y francesa, los nativos lograron su independencia y se dividió en dos naciones con raza, idioma y religión diferentes: Haití y República Dominicana.

Nuestro idioma es el castellano y la mayoría de sus habitantes son católicos. La  población está compuesta por mestizos y mulatos descendientes de los blancos españoles, negros traídos como esclavos y los indígenas nativos. En años posteriores se sumaron y echaron raíces, nacionales que emigraron de otros países.

La capital está bordeada por un hermoso malecón sembrado de palmas canas con vista al mar Caribe. Es una ciudad que exhibe el contraste de los viejos edificios de la época colonial y las modernas torres de estos tiempos. Es reconocida por ser el lugar donde se realizó el primer asentimiento europeo en América, y por ser la primera sede del gobierno colonial en el Nuevo Mundo.

La Zona Colonial fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Junto al río Ozama se desarrolla la vieja ciudad, que conserva aún parte de una muralla que la protegía, en aquellos tiempos, de los enemigos locales y de los corsarios y piratas que surcaban nuestros mares.

Entre los edificios coloniales más importantes están, entre otros, la Catedral de Santa María La Menor, Catedral Primada de América y su contigua Plaza Colón; el Alcázar de Colón, residencia de Diego Colón, hijo de Cristóbal Colón; el Monasterio de San Francisco, ruinas del primer monasterio en América, y el Museo de las Casas Reales, el antiguo Palacio del Gobernador General.

En 1992, en la conmemoración del Quinto centenario del descubrimiento de América, fue inaugurado el Faro a Colón, un monumento que proyecta al cielo una luz en forma de cruz, símbolo de nuestra cristiandad.

En la parte moderna de la ciudad están diseminadas cientos de urbanizaciones, edificios de apartamentos, avenidas con túneles y elevados, y dos líneas de Metro subterráneo que cruzan la ciudad en ambos sentidos.

Este es el país de origen de legendarias figuras que se han destacado en las artes y los deportes. Puedo citar a la actriz María Montés, al modisto Oscar De La Renta, al beisbolista Sammy Sosa y al cantautor Juan Luis Guerra, entre otros.

Quienes quieran conocer esta Ciudad Primada de América, una ciudad llena de historia y encanto, serán bien recibidos. Y desde la misma pueden desplazarse hacia el interior del país, a las montañas y playas, que impresionaron de tal manera a Colón, su descubridor, quien no dudó en describirla como “la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto jamás”.

 

Alberto Vásquez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies