fbpx

Entrevista a Javier Capitán: Voz en off del programa de FDF «Toma Salami»

Entrevista realizada con la colaboración de Mediaset España

 Desde CastellonDigital.com y en exclusiva, tenemos el placer de entrevistar a Javier Capitán, presentador de programas míticos de la Televisión Española como lo fue,  el Informal, en Telecinco.

Muy buenas Javier.

Muchos hemos visto y seguimos,  su actual programa Toma Salami, donde da usted la voz en off al  mismo.

 Nuestra primera pregunta es la siguiente

¿Se siente usted más cómodo delante de una cámara o por el contrario, trabajando detrás de ella?

Me siento cómodo en ambos registros. En ‘¡Toma Salami!’ más que detrás de la cámara estoy detrás del micrófono. Mi labor es trabajar con la voz para transmitir la intención que los guionistas ponen en cada frase. Es un trabajo casi radiofónico y, por mi trayectoria, lo disfruto mucho.

En ¡Toma Salami!, vemos una recopilación de programas que han sido emitidos desde hace más de 30 años por Mediaset. ¿Cree usted que hay una gran diferencia entre los programas  que se emitían hace años a los actuales,  desde la perspectiva de lo que ahora se ha dado por  llamar, «políticamente correcto”?

Evidentemente, los programas de hace treinta años reflejaban lo que en aquel momento era normal en la sociedad. En algunas cosas, como la aceptación de la diversidad, el rol de la mujer o la preocupación por el medio ambiente, hemos mejorado mucho. Pero también creo que esta sociedad que vive constantemente en el filo de la ofensa acaba poniendo coto a la creación. Creo que en el 89 éramos más libres para decir lo que queríamos sin que nos cayera encima un torrente de tuits. 

¿Cree que en, Toma Salami, podemos ver una muestra de la evolución que ha sufrido la sociedad,  en sus  gustos , a través de  los programas que se emitían, frente a los que  se emiten actualmente?

No hay más que ver el vestuario de presentadores e invitados para comprobarlo. Y, nuevamente, hoy sería objeto de censura la forma de conducirse que se veía en muchos programas por parte de presentadores e invitados.

¿Piensa usted que programas como el que actualmente presenta son necesarios para que nos enfrentemos  con nostalgia al pasado ?.

No necesariamente con nostalgia. Yo no siento nostalgia por las Mamachicho, por ejemplo, pero me hace gracia volver a verlas y recordar cómo eran los programas que se hacían entonces. ‘¡Toma Salami!’ nos sirve para revivir episodios que vimos o ver algunos que nos perdimos. Pero yo no pienso que sea una pena que ya no tengamos a la Mamachicho. Una cosas es revivir momentos y otra sentir nostalgia por ellos.

¿Qué es lo que más echa de menos, en los programas televisivos de ahora? Nos referimos a esos matices que han desaparecido.

Humor no militante, respeto al discrepante, capacidad de escuchar al que no piensa como tú, es decir, tolerancia hacia las opiniones, los actos y la vida de los demás

¿Piensa que en la actualidad existe una autocensura, que en ocasiones afecta a la calidad de los programas televisivos?

En la sociedad de los ofendidos la autocensura acaba apareciendo, sobre todo por comodidad. Qué necesidad tengo de aguantar todo lo que se me puede venir encima, mejor me callo. No debería ser así, pero pasa.

¿Sufrimos la esclavitud de la «guerra por la audiencia”?

La guerra por la audiencia es algo normal en la televisión comercial, que vive del “share”. Todos sabemos a lo que jugamos. Otra cosa es que uno esté dispuesto a hacer lo que sea por unos puntos de rating.

¿Tiene algún proyecto futuro donde podamos verle otra vez capitaneando un programa?

Lo hay, pero ya sabes que en esta profesión de los proyectos solo se habla cuando van a ver la luz. Mientras tanto, discreción.

Nos gustaría que para terminar, contara  alguna anécdota que recuerde con cariño durante su etapa presentando el programa EL INFORMAL.

Bueno, hay muchas, pero la primera que se me viene a la cabeza es de cuando hacíamos el programa en un local comercial. Flo y yo siempre llegábamos muy justos de tiempo para el directo y hubo un día en el que Flo no llegó a tiempo. Así que, a diez segundos de empezar, el único que estaba allí era Felisuco. Le dije: “siéntate conmigo. Aquí tienes el guion. Donde pone Florentino, hablas tú”. Hasta ahí todo bien, sino fuera porque Felisuco iba disfrazado de soldado romano para un sketch posterior. Lógicamente, nadie debió entender qué hacía aquel tipo allí vestido de romano. Ni falta que hacía. Al minuto de empezar la gente vio pasar por detrás a Flo con un casco de moto.

Muchas gracias Javier por responder a nuestras preguntas, esperamos que tenga un gran éxito con sus futuros proyectos y con su actual programa.

Desde CastellonDigital.com nos despedimos de todos ústede.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies