fbpx

ZAPATILLAS versus ZAPATOS

Me alegra ver que la moda  va rompiendo corsés.

Hace unos años, calzarte unas zapatillas  llevando un vestido, sería algo inimaginable e impensable.

Voces detractoras lapidarían tamaña locura.

Hoy en día, para alivio de nuestros pies, se ha impuesto esta moda de la zapatilla acompañando, tanto pantalón, como falda, como vestido. Ya no nos resulta tan raro como cuando lo veíamos a las protagonistas de «sexo en Nueva York»

Pero hay que tener cuidado, y no permitirse ciertas licencias que dañan la vista.

Las deportivas, como su nombre indica, son para hacer deporte, no para acompañar prendas que deberían calzar zapatos. A los que por cierto, echo de menos.

Los zapatos, quizá no tan cómodos, pero sí más elegantes, visten. Dan un toque de elegancia y clase. Incluso Glamour, a la más sosa de las vestimentas.

Un zapato de tacón, que se precie, resalta la feminidad de la mujer. No nos queramos equiparar tanto al hombre.  Que se escuche cuando pisamos. Que resurja el taconeo.

Zapatillas, sí,  pero que combinen.

Un color adecuado. Una forma discreta o llamativa, dependiendo del tipo o color de la prenda… ante la duda, busca la armonía.

Y, por supuesto, el zapato. Pero no solo en ocasiones especiales.

El zapato dota de elegancia a la mujer.

El tacón, un toque de clase. Que hay que saber llevarlo, por supuesto. Pero a caminar, se aprende andando.

 

Natalia Viana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies